Translate

11/10/10

Riqueza espiritual en Razón y Desarrollo

“Razón y desarrollo: el crecimiento económico, las instituciones y la distribución de la riqueza espiritual”, escrita por el doctor Javier Elguea y publicada por El Colegio de México, expone un análisis del problema de la pobreza, sus causas, consecuencias y posibles soluciones; su persistente presencia a lo largo de la historia humana, así como los diversos enfoques y corrientes teóricas desde los cuales ha sido estudiada y la forma en que la realidad ha corroborado o refutado la validez de las mismas.


Es un libro estimulante intelectualmente y de notable importancia para la elaboración y ejecución de políticas públicas.

Utiliza el término “riqueza espiritual” como sinónimo de la suma del capital humano y del capital social, sin ninguna relación con lo religioso o metafísico. y consciente de que el término puede lo mismo atraer que perturbar a ciertos lectores; de hecho, la intención al usarlo es provocar a todos.








Es importante subrayar, además, que este no es un libro sobre la relación entre la religión y el desarrollo, sino de ciencia y filosofía aplicada.

Explica las grandes contradicciones entre la teoría y la práctica, planteando cómo el rápido desarrollo de algunos países ha venido a desmentir los postulados de varias de las teorías del progreso, como lo fue la idea de que el desarrollo depende de la posesión y utilización de abundantes recursos naturales, refutada en la práctica por los casos de Alemania, Japón, Suiza, Corea, Singapur y Hong Kong, que los poseen escasos; o las teorías que sostenían que el desarrollo es resultado de la mano de obra barata, falseada por las experiencias de Alemania, Suecia, Suiza y Japón, que han prosperado con salarios altos; o los argumentos que sugieren que el desarrollo depende del mayor o menor grado de ajuste a las recomendaciones del denominado Consenso de Washington, aunque lo cierto es que algunas naciones han progresado haciendo caso omiso de las mismas.

Su explicación, de que la paradoja de la desigualdad moderna –prosperidad rodeada de pobreza– no se explica, como varios teóricos lo han afirmado, ni por la antigüedad de los pueblos, ni por la raza, ni por los factores geográficos, ni por el tipo de gobierno, ni por el sistema económico adoptado por cada sociedad, resulta extraordinariamente reveladora.

Sobresale su valiosa contribución de que, en línea con todo lo anterior, hace a las teorías del desarrollo al proponer a la “riqueza espiritual” –entendida como la suma de las virtudes individuales y sociales– como la variable que explica la mayor cantidad de varianza –para utilizar términos estadísticos– en la diferencia que existe entre los países desarrollados y los subdesarrollados.

Mientras que la mayoría de los teóricos del desarrollo trabajan sobre lo económico, lo político y, tangencialmente, sobre lo cultural, Javier Elguea pasa a otra dimensión y se refiere a las virtudes sociales necesarias para el desarrollo; concretamente, alude a la solidaridad y a la confianza, base de la cooperación y del crecimiento de un sentido de comunidad; así como a la ocupación productiva, la ética del trabajo y el sentido de responsabilidad, todo lo cual se logra mediante la educación.

En este contexto, algunos de los conceptos y planteamientos que se incluyen en este libro, son los siguientes:

La fortaleza de las instituciones, proviene de la credibilidad (una noción diferente de la confianza) de los gobiernos ante la sociedad civil.

La confianza parece comenzar por un contacto interpersonal que una vez establecido, puede mantenerse a distancia pero sólo ocasionalmente.

No es posible sostener este tipo de confianza entre tos ciudadanos y las instituciones anónimas que los gobiernan; de acuerdo con algunos autores, todo lo que se necesita para una relación fructífera con las instituciones es que los ciudadanos crean en ellas.

La cooperación puede darse incluso en sociedades donde no existe un Estado con la capacidad de sancionar, para ello puede ser suficiente la adherencia a un sistema común de creencias. Sin embargo, la incapacidad para sancionar a los abusadores sistemáticos limita seriamente las posibilidades de crecimiento social y económico.

Si los participantes en un intercambio comercial no tienen a quién acudir para hacer cumplir los acuerdos o contratos de todas las partes que intervienen, la incertidumbre, la desconfianza y la anarquía serán el resultado probable.

Un sistema de creencias que incluya tanto el respeto por la ley y el estado de derecho, como los valores de honestidad e integridad individuales, es fundamental para el éxito de las instituciones de procuración de justicia. En términos prácticos es imposible para las instituciones vigilar y castigar a todos los individuos y organizaciones de una sociedad; por esto mismo todos ellos (el propio Estado incluso) deben aprender a auto limitarse.

En el caso del Estado, son las constituciones el elemento básico para dicho fin; los códigos y reglas de conducta (en dos palabras, los sistemas de creencias).

La inexistencia de esta autolimitación en los individuos y organizaciones deviene un uso indiscriminado y de consecuencias desastrosas del poder y la fuerza.

Las preguntas centrales son: ¿cómo pueden crearse estos mecanismos auto correctivos?, ¿son las instituciones las que crean códigos de conducta o son los códigos de conducta los que crean instituciones?

Una respuesta sucinta sería que ambas se refuerzan mutuamente.

En los orígenes de todo sistema de sanciones se encuentran los sistemas de creencias o modelos mentales; sin embargo es importante insistir en que la creación de un sistema efectivo de sanciones y la elaboración de reglas morales y de comportamiento es siempre un proceso complejo y circular.

En todo caso, la conclusión es que la habilidad de una sociedad para construir instituciones efectivas que elaboren normas generalmente aceptadas, designen a la autoridad legítima para supervisar los procesos de intercambio, hagan posibles las sanciones a los infractores y garanticen el orden y la estabilidad en las relaciones económicas o de cualquier otro tipo, es indispensable para su bienestar y progreso.

Si desea adquirir este libro, una de las opciones se encuentra aquí:

http://www.gandhi.com.mx/index.cfm/id/Producto/dept/libros/pid/344732

Otra opción es verlo aquí:

En Google Books
Agradezco a la Lic. Olga Armida Grijalva, su recomendación acerca de este tema.

No hay comentarios: