Translate

27/11/10

Apuntes para el éxito sostenido en la gestión pública

Todo proceso de gestión pública debe perseguir la creación de valor público, lo que tiene que reflejarse en resultados e impactos, cuantificables, que permitan evaluar el rendimiento en todas sus dimensiones.

Para la objetiva determinación de resultados, se requiere analizar la evolución del desempeño y el nivel de alcance de las metas, trazadas con sistemas de información para el seguimiento, evaluación y control rigurosos y oportunos, que fundamenten la toma de decisiones y medidas correctivas.

Para ésto sirven o deberían servir, entre otras funciones, las direcciones de Planeación en las dependencias, entidades y órganos autónomos de las administraciones públicas (aunque hay gobiernos de estados como en el de Sonora en que han sido desaparecidas y sus funciones han quedado inmersas en las de Administración y Control Presupuestal, cuyas ocupaciones son más en torno a las finanzas, compras y cuentas que en relación a la planificación).

La gestión pública para resultados requiere la implementación de sistemas de monitoreo, medición y control que permitan un adecuado control, y la toma de decisiones; asimismo, requiere sistema de gestión de la calidad, que sea bien comprendido por todos los integrantes de la dependencia, entidad u órgano gubernamental a fin de que se aplique correctamente (como es el de la Norma ISO 9001) y que algunas personas creen cosas equivocadas de su finalidad y procedimientos, y en consecuencia hacen críticas mal fundadas al respecto.

Los objetivos de las instituciones públicas

El análisis de los objetivos y de su cumplimiento es un apoyo inestimable e imprescindible en la ejecución de las políticas públicas.

La implementación de la filosofía de calidad y éxito sostenido, forzosamente, impone este tipo de análisis.
Dirigir los esfuerzos de todo tipo (humanos, económicos, organizativos…) hacia los objetivos de manera eficiente, requiere tener claro y especificado, qué queremos conseguir.

En ocasiones, la redacción de objetivos se hace únicamente para cumplir el requisito en el formato de la programación de mediano plazo y la anual.

Evite esa práctica. Haga reflexión a fondo antes de formular y escribir objetivos.

Quién marca los objetivos

Los objetivos vienen marcados por la política pública en la que está inmersa la organización, pero los objetivos principales y secundarios, jerarquizados, se definen y diseñan en la propia unidad por los funcionarios responsables, en la mayoría de los casos, con las aportaciones técnicas necesarias.

Recuerde que las políticas en su expresión más general se encuentran en el plan de desarrollo; de ahí se deben derivar programas de mediano plazo (pmp) con más especificaciones; y luego los programas operativos anuales (poa) que son base de los presupuestos.

Hay casos en que las instituciones públicas trazan sus objetivos descuidando que sean acordes a los que señala el pmp o el plan de desarrollo (nacional, estatal o municipal, según corresponda).

Evite que esto sea así, en su caso, estimada/o lector/a.

Función de los objetivos

Los objetivos nos permiten saber si nos acercamos a los fines propuestos y en qué medida.

Sin ellos, las políticas públicas funcionarían de manera errática y en un plazo más o menos grande, se degradarían y perderían sentido.

Cómo sirven los objetivos marcados para saber si nos acercamos o alejamos de nuestros fines

Cumpliendo su función de referencia.

La única manera de saber con certeza lo que hemos conseguido, cuánto nos falta aún para llegar a nuestra meta, y en qué nos hemos equivocado, es medir.

Se trata de conocer la diferencia entre lo que tenemos y lo que queremos conseguir; la distancia que nos separa aún del objetivo al que nos dirigimos.

El secreto es medir, teniendo en cuenta los marcos de referencia, los modelos y las herramientas más adecuadas.

Herramientas de medición

El primer paso es saber exactamente qué medir.

Así como los grados indican la temperatura, el cumplimiento de objetivos y las propias políticas públicas se miden a través de indicadores.

Los indicadores

Los indicadores son señales, signos cuantitativos o cualitativos que sintetizan una realidad compleja.

Su medición y seguimiento nos aporta información sobre dónde estamos respecto de la meta y cuál es la tendencia, siempre que estén diseñados de forma que reflejen eficazmente los aspectos importantes de la política pública, acción o servicio que queremos evaluar.

Tipos de indicadores

Existen diferentes tipos de indicadores que podemos catalogar por diversos parámetros.

De esto, hay mucho material que usted encontrará en búsquedas a través de Internet, incluyendo lo que he expuesto en este en este Blog.

Considere que hay indicadores de productos, de resultados y de impacto. Ejemplo, “Alumnos atendidos”, es indicador de producto, “Cobertura en educación básica” es de resultado y “Grado promedio de escolaridad de la población sonorense” es de impacto. La lógica en este caso, es que debemos atender a un número x de alumnos en educación básica, que cubra al mayor porcentaje posible de personas que necesiten educación básica y que, consecuentemente, esto derive en un aumento en el grado promedio de escolaridad de la población (si es de 8 grados, es decir, de tercero de secundaria, se aspira a que sea de mayor nivel).

Transparencia

Las Administraciones Públicas tienen que ser transparentes en su gestión, abiertas al escrutinio público, tolerantes a la crítica y permeables a las propuestas de mejora y de cambio provenientes de la ciudadanía.

Se debe asegurar la transparencia en las organizaciones públicas, rindiendo cuentas a la ciudadanía y haciendo accesible la información.

Esta transparencia supone transmitir la información de manera exacta, precisa, oportuna, íntegra y comprensible.
• Posibilitar mecanismos de control y evaluación para legitimar las actuaciones de la organización pública.

• La publicidad de los informes de evaluación para favorecer la comprensión de las decisiones por el conjunto social.
La transparencia exige una previa definición de objetivos y estrategias, así como los resultados que se espera conseguir en la aplicación de las políticas públicas.

La formación

La formación es un factor estratégico para la mejora del conocimiento y la competencia para el desarrollo de las actividades en el servicio público.

Satisfacción en el puesto de trabajo

La política de recursos humanos debe garantizar un clima laboral que:

• Reconozca, valore y confíe en las capacidades del personal.
• Promueva el cumplimiento de la obligación de realizar bien su trabajo y de prestar servicios de calidad, que satisfagan las necesidades de la ciudadanía.
• Fomente su involucración en los procesos y actividades para mejorar la empatía del entorno.

Las personas motivadas y satisfechas son fundamentales para el éxito de una organización pues sin la satisfacción del personal no es posible alcanzar la satisfacción de la ciudadanía ni mejorar la calidad de los servicios.

Y la mejora manera de lograrlo es teniendo un sistema de Servicio Profesional de Carrera para los puestos directivos, además del Servicio Civil de Carrera que es para los puestos de base operativa (sindicalizados).

Imparcialidad

En una gestión pública de calidad, la atención a todos los ciudadanos y las ciudadanas se realiza con imparcialidad, asegurando que serán tratados con igualdad, sin discriminación por motivos tales como el género, edad, raza, ideología, religión, nivel económico, situación social o localización geográfica.

Por causas objetivas, la Administración Pública podrá establecer “acciones afirmativas” (discriminaciones positivas) para proteger a lo/as ciudadano/as que lo puedan requerir.

(Acciones afirmativas.- Es el conjunto de medidas de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad de hecho entre mujeres y hombre).

Recomiendo que lea esto a fin que cuente con elementos de juicio al respecto…

http://www.uv.es/CEFD/9/barrere1.pdf

http://www.lular.info/a/historia/2010/10/Que-es-la-accion-afirmativa.html

http://www.diputados.gob.mx/cedia/sia/spe/SPE-ISS-12-08.pdf

En todo caso, corresponde a la Administración Pública la defensa del interés general frente a los intereses particulares.

Evaluación permanente y mejora continua

Una gestión pública de calidad es aquella que contempla la evaluación permanente, interna y externa, orientada a la identificación de oportunidades para la mejora continua de los procesos, servicios y prestaciones públicas centrados en el servicio al ciudadano y para resultados, proporcionando insumos para la adecuada rendición de cuentas.

--oo0oo--

No hay comentarios: