Translate

23/1/11

¿Cómo actualizar tu Proyecto de Vida?

Si el trabajo –entendiendo por éste la actividad de cualquier índole a la que nos dediquemos– fuera realmente un medio y no un fin en sí mismo, el mayor énfasis de los planes y presupuestos de todo ser humano debiera darse en las áreas o aspectos que integralmente constituyen su vida, de la que su trabajo es una parte importante, y no a la inversa.

Corresponde a cada quien hacer su Proyecto de Vida, no puede ser de otra manera, sin embargo, si bien es cierto que algo se dice –y muy poco o nada se hace, en cuanto a las reflexiones y propósitos que nos hacemos– la realidad es que, en una gran mayoría de los casos, sólo se trata de estereotipos, no nacen del interior de las personas:

Así, en ocasiones, algunos ven que: “todo se mejora a mi alrededor: mi automóvil, mi computadora personal, la decoración de mi oficina, menos yo”.

Al igual que las organizaciones, la planeación personal o Proyecto de Vida, puede tener como fundamento cuatro grandes cuestionamientos, que al gusto de cada quien, pueden ser ampliados a un mayor detalle, aunque lo recomendable es no exagerar:
¿Dónde estoy? El diagnóstico de la situación actual de fortalezas y áreas de oportunidad, de potencialidades y limitaciones debe ser hecho con toda madurez, sin caer en extremos que hagan perder la objetividad; es necesario recordar que el primer paso para corregir cualquier situación negativa es reconocer su existencia.

¿En dónde quiero estar? Es ésta una expresión razonada de los deseos de superación a que tenemos derecho todos los seres humanos, sin embargo, aunque “se vale soñar”, conviene mantener el equilibrio sobre todo a la hora de fijar los plazos esperados para alcanzar el cambio que nos lleve a determinada posición o logro. Para facilitar la respuesta, se sugiere dividir la pregunta en las siguientes fases:

o ¿A dónde voy? En las circunstancias que rodean la situación actual, si nada cambia, ¿hacia dónde me dirijo? ¿qué será de mí y de los míos si continúo por el camino que he seguido hasta hoy?

o ¿En dónde puedo estar? De qué me siento capaz, cuáles son mis potencialidades, cuáles son mis cualidades más sobresalientes que pudieran convertirse en oportunidad y cuáles son mis áreas de oportunidad o mis limitaciones que pudieran ser una amenaza para mi presente y futuro.

¿Cuáles son mis metas para el nuevo año? Expresión concreta de los logros a alcanzar, estableciendo fechas para ello; se sugiere no abusar dejando todo, o la mayoría de lo propuesto, para los últimos meses del año y hacer revisiones mensuales o a más tardar cada tres meses.
¿Cómo lograrlo? La brecha entre la situación actual y la que se quiere lograr, es necesario llenarla con todo aquello que sea necesario para que lo que se busca se haga realidad; es la parte final de la planeación. Todos los pasos o etapas anteriores caen en lo que bien pudiera llamarse “el campo teórico” o “de las apreciaciones” mientras que en éste se inicia la realidad de todos los días; aquí se confirma la honestidad y profundidad del Proyecto de Vida, pues pone de manifiesto el cambio de actitud que es indispensable para lograr que las metas pasen de ser un buen deseo a una nueva forma de vida.

En el ámbito directivo, es frecuente que en referencia al Proceso de Planeación se diga: “el más hermoso de los planes siempre degenera en trabajo” y así debe ser: se planea lo que se quiere lograr y el querer se demuestra con el quehacer, con la acción.

Para todo en la vida, son la pasión, el entusiasmo y la dedicación los que conducen al logro de la meta fijada; cuando esto no existe, sobran las excusas. Se culpa a los demás por “su falta de comprensión y de cooperación”, se culpa a la competencia y a sus “prácticas desleales”, se culpa a “la mala suerte”, a la situación económica, al clima y, uno de los más socorridos: se culpa a nuestros superiores o al gobierno pasado o al actual.

Tener plena conciencia de que nuestra mayor responsabilidad está en las acciones u omisiones de nosotros mismos, es sin lugar a dudas, el primer gran paso hacia el Proyecto de Vida que nos propongamos.

Cuando encontremos el sentido de nuestra vida lucharemos por ello y siempre encontraremos cómo lograrlo.
--
Tomado, de “UNA BUENA OPORTUNIDAD PARA CAMBIAR” Por: Gabriel Ramos Zepeda, Titular de la División de Estructuras de Puestos de Nómina Ordinaria, IMSS, http://www.imss.gob.mx/Tulugar/uoyc/UO_directorio.htm

No hay comentarios: