Translate

20/9/12

¿Gestión pública por Funciones o para Resultados?

En la gestión por funciones, cada servidor público de nivel directivo realiza un trabajo determinado, dentro del campo institucional en que se encuentra ubicado y atendiendo las funciones que están descritas en alguna ley, reglamento y manual de organización, y sin tener necesariamente a la vista el resultado final al cual aporta o debe aportar su esfuerzo.

Esto se observa más cuando se va a iniciar un período de gobierno y principalmente en el ámbito municipal, porque ahí aún no se tienen implantados el sistema y las técnicas de la Gestión para Resultados (GpR) como es el caso del gobierno federal y de muchos gobiernos estatales de México (aunque sean incipientes sus sistemas al respecto).

Lo más cercano a los resultados que se buscan lograr en el ámbito municipal se encuentra en los programas operativos anuales (POA) que sustentan a los presupuestos respectivos, esto es en forma de metas por cada programa o subprograma en que tiene responsabilidad la dependencia u organismo de la administración municipal, sin embargo, en la generalidad de los casos son metas referidas a procesos operativos (elaborar informes, hacer visitas, entregar cosas, etc.) y no expresan los resultados y/o impactos destinados a la ciudadanía, grupos de población u otros destinatarios o beneficiarios de la gestión correspondiente.

En este clásico contexto, el resultado del trabajo de los servidores públicos directivos puede progresar en la medida que cada quien se hace más hábil y logra realizarlo más rápido y con menos errores.

El enfoque alternativo, de la Gestión para Resultados, en cambio, coloca su énfasis en definir para un equipo de trabajo el objetivo esperado del trabajo a realizar, no establece funciones rígidas sino que deja a la iniciativa, creatividad y pro actividad del equipo, la decisión de cómo llevarlo a cabo.

En este contexto, el progreso en el resultado del trabajo se basa no solamente en el desarrollo de la experticia de cada quien, sino también –y muy fuertemente- en la emergencia de innovaciones en los procedimientos conducentes al logro del mismo objetivo. Las diferencias entre uno y otro enfoque pueden ser notables.

La Metodología de Marco Lógico (MML) es un método orientado a la solución de problemas específicos. Esto es considerando como problema a la diferencia entre una situación deseada y la actual, que puede ser en cualquier ámbito de los que atiende el gobierno y la administración pública correspondiente.

Por ello, el método tiene tres grandes fases: en la primera, se identifica el problema a resolver, por medio de un diagnóstico sistémico amplio, que permita establecer las causas del problema y por qué no ha logrado ser resuelto; en la segunda fase, se construye un modelo sistémico que expresa las condiciones lógicas de toda índole que deben cumplirse para que el problema se resuelva; y en la tercera fase, se construye un instrumento gerencial que registra la estrategia de solución, en la forma de una matriz de objetivos secuenciales que deben alcanzarse. En esta tercera fase, se incorporan los indicadores necesarios para mantener el seguimiento y control sobre la gestión de la solución.

El método del Marco Lógico, al igual que cualquier otro método, debe aplicarse dentro de un determinado contexto, que es su espacio de validez. Desgraciadamente es muy frecuente que se olvide este precepto básico y que se construya directamente una matriz con cuatro filas y cuatro columnas con la denominación propia de la Matriz de Marco Lógico o también denominada Matriz de Indicadores para Resultados (MIR), sin pasar por ninguna de las fases previas. Lo que resulte será, por cierto, una matriz de cuatro por cuatro, pero no necesariamente una Matriz de Marco Lógico, aunque se decida colocarle este nombre.

El uso de la metodología de Marco Lógico y la Matriz de Indicadores para Resultados, debería ser una realidad en la generalidad de los gobiernos municipales y estatales de México, aprovechando experiencias del gobierno federal y capacidades de asesoría disponibles en relación a estas herramientas.

Alberto Haaz Díaz, calidad@ahaazd.com

Sonora, México


Vea:

No hay comentarios: