Translate

6/1/11

La Innovación Operacional

La innovación operacional puede transformar su empresa o institución


“La innovación radical en las operaciones- y no sólo el mejoramiento continuo- puede destruir a los competidores y sacudir a todo un sector. Tales avances no tienen por qué ser tan infrecuentes". MICHAEL HAMMER

La innovación radical en las operaciones –y no sólo el mejoramiento continuo– puede destruir a los competidores y sacudir a todo un sector.

Una razón, es que la cultura de los negocios subvalora las operaciones: no es un área tan atractiva como adquisiciones.

Además, en las empresas, muchos ejecutivos que ascendieron a lo largo de finanzas o ventas no están familiarizados con las operaciones, ni tampoco interesados en aprender acerca de ello.

Y, en instituciones públicas, suele ocurrir que donde hay ausencia de sistemas de profesionalización basados en competencias, se designa a directivos que desconocen el tema de los procesos operativos.

Por último, en las empresas, en la generalidad de casos, como nadie tiene el cargo de “vicepresidente de innovación operacional”, no tiene un hogar natural en la organización, de manera que muchas veces no es percibida.

En el sector público, aún cuando existen oficinas o direcciones de innovación, si no tienen gente conocedora, con experiencia real, sus labores terminan siendo sólo proyectos no llevados a cabo con los beneficios esperados.

Sin embargo, es posible superar todas esas barreras. Esto es con acciones relativas como a buscar modelos a imitar fuera de su sector, e identificar y superar supuestos factores restrictivos acerca de la manera en que se debe hacer el trabajo.

Entre las mejores maneras de implementar innovaciones operacionales, se tiene, por ejemplo, que los proyectos disruptivos (de cambio a fondo), deberían concentrarse en aquellas actividades con el mayor impacto sobre las metas estratégicas de la compañía o institución (dependencia, organismo).

Aunque pueda parecer poco glamorosa o desconocida para muchos ejecutivos, la innovación operacional es la única base duradera para un desempeño superior. Los ejecutivos que entienden cómo funciona la “innovación operacional” –y que conocen las barreras que impiden su funcionamiento-, pueden agregarla a su arsenal estratégico como una de las armas competitivas más poderosas que existen.

En una economía con sobredosis de promesas falsas y en la que el cliente gobierna como nunca antes, la innovación operacional ofrece una manera muy significativa y sostenible de aventajar al resto, y de mantener esa ventaja a largo plazo.

Ya Michael Hammer en su “best-seller” (en coautoría con James Champy) Reingeniería. Olvide todo lo que sabe sobre cómo debe funcionar una empresa. ¡Casi todo está errado! , complementado con su artículo en Harvard Business Review de abril de 2004: Deep Change: How Operational Innovation Can Transform Your Company , enunció la importancia de la innovación operativa en la competitividad empresarial.

Hammer destaca la importancia de la innovación operativa en las transformaciones que afectan a la esencia de la empresa, es decir, a la forma en la que ésta trabaja, al introducir maneras totalmente nuevas de gestionar los pedidos, desarrollar productos, proporcionar el servicio de atención al cliente o realizar cualquier otra actividad de la empresa.

Paralelamente, aunque desde un punto de vista más social que económico, surge el movimiento del desarrollo sostenible , al que sólo se le presta desde las empresas una atención parcial y, en cierta medida, sesgada.

En este período se desarrollan las normas de la serie ISO 14000 y las empresas comienzan a publicar memorias de responsabilidad social corporativa, término que hace referencia al conjunto de obligaciones y compromisos, legales y éticos, tanto nacionales como internacionales, que se derivan de los impactos que la actividad de las organizaciones producen en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos.

A pesar de intentos más o menos serios de ordenar y establecer mínimos en el contenido de las memorias de responsabilidad social corporativa, por ejemplo, el Global Reporting Iniatiative , la responsabilidad social corporativa tiene muchos detractores , que la consideran una simple lavada de cara y de conciencia, sin enfrentar los auténticos problemas que el desarrollo sostenible plantea.

Más adelante, ya en el año 2008, las propuestas de desarrollo económico del Presidente Obama para salir de la crisis incluyen una fuerte apuesta por las tecnologías renovables y el desarrollo sostenible : “así que tenemos que tomar una decisión. Podemos seguir siendo uno de los principales importadores de petróleo extranjero, o podemos ejecutar las inversiones que nos permitan convertirnos en el primer exportador mundial de energías renovables. Podemos dejar que el cambio climático siga sin cambios, o podemos ayudar a detenerlo. Podemos dejar que los empleos del mañana se creen en el extranjero, o podemos crear los empleos aquí en Estados Unidos y sentar las bases para la prosperidad duradera”.

Si algo tiene la sociedad norteamericana es que reacciona con fuerza a los estímulos que le plantean los políticos que la dirigen y, en esta ocasión, no ha sido menos. Así, un importante ejemplo de síntesis y aportaciones, que pueden contribuir a introducir el concepto de sostenibilidad en los negocios, es el informe especial de Harvard Business Press: Green Cost Cutting: Five Ways to Get Lean Now , que complementa otras iniciativas de Harvard Business como:

o How to Recognize Your Green Business Deficits and Solve Them
o Innovating for the Future — Sustainably
o Use Green to Grow (Not Just Cut Costs)
o Winning in an Age of Radical Transparency
o Etc.

La línea central de pensamiento es que el desarrollo sostenible es la única manera en la que podrán desarrollarse los negocios del futuro y que ahora es cuándo se están gestando estas oportunidades. Además, todas estas aportaciones académicas están contribuyendo a divulgar el concepto de sostenibilidad como negocio y la idea de que deben aplicarse las técnicas de la innovación operativa ( lean production , seis-sigma, etc.) a la reducción de costes en consumos de materias primas, energía y otros recursos escasos:

“Green Recovery hace que el hecho de hacer más sostenible su negocio sea más importante ahora que nunca. En esencia, la sostenibilidad consiste en hacer más con menos, lo que puede permitirle ahorrar dinero rápidamente.”

“Hacer más con menos” se está convirtiendo en una de las ideas centrales del management para levantar la crisis económica que estamos viviendo. En contra de la opinión de muchos y a pesar de las quejas de otros, que no ven más allá del corto plazo, no sólo es una estrategia perfectamente factible, también es necesaria para el desarrollo sostenible.

Para hacer que funcione una innovación operacional lo más común es que se parta como un movimiento desde las bases, fomentado por personas dispersas a lo largo de la organización, profundamente comprometidas en descubrir y explotar oportunidades de innovación operacional. Estos catalizadores asumen la tarea de encontrar líderes capaces de captar lo que tienen en mente y de encabezar la iniciativa de innovación. El ejecutivo debe tener la imaginación y el carisma necesarios para impulsar grandes cambios operacionales.

Sin embargo, de nada sirve la formulación de una estrategia y el desarrollo de una visión innovadora, si la empresa o institución continúa operando con sistemas rígidos y/o ineficaces de planificación, áreas incomunicadas, ausencia de equipos multifuncionales, múltiples niveles de aprobación y métodos de evaluación y compensación inadecuadas. La innovación tiene que volverse parte de la rutina diaria, presente en todas las áreas de la organización, destacándose en las operativas.

Un buen programa enfocado a la gestión de innovación contiene los siguientes elementos:

1. Asegurar la alineación estratégica

2. Lograr el compromiso de la alta dirección

3. Crear un sistema de gestión de ideas

4. Definir el financiamiento y el proceso de aprobación de proyectos de innovación

5. Especificar la asignación de responsabilidades

6. Crear una cultura orientada a la innovación

7. Establecer “métricas” (indicadores) de innovación

8. Crear y usar sistemas de bases de datos

9. Abrirse a ideas provenientes de múltiples fuentes

10. Crear un portafolio de innovación (ideas, proyectos)

11. Abrir oportunidades de innovación

Y, finalmente, creo que lo expuesto debería ser tema al menos de reflexión entre directivos de empresas, también entre los funcionarios y otros servidores públicos.


Consultoría en innovación
calidad@ahaazd.com





No hay comentarios: